Abonos para lima

El árbol de lima, o Citrus aurantifolia, es originario del continente asiático y se cultiva por su fruto: la lima, la cual se consume cuando adquiere su característico color verde. Se trata de árboles que con un buen cuidado, producen una gran cantidad de fruto, además de desprender un agradable olor gracias a sus flores. 

Este árbol de la familia de las rutáceas puede tardar entre 3 y 6 años en producir frutos, aunque es a partir del octavo año cuando empieza a hacerlo en grandes cantidades. 

Clima y suelo

El árbol de lima es bastante sensible al frío, por lo que su cultivo es ideal para climas cálidos. 

En cuanto al suelo, se trata de una especie sensible a los suelos salinos, que se desarrolla mejor en suelos pedregosos, poco profundos y con poca cantidad de materia orgánica. 

Es necesario contar con un buen drenaje para evitar excesos de humedad que serían perjudiciales para el árbol. Se recomiendan riegos moderados durante la época invernal, aumentando la frecuencia de riego en épocas más calurosas.  

Abonado del árbol de lima

El zinc y el manganeso activan enzimas responsables de importantes procesos metabólicos. En el proceso de formación de la flor, el manganeso mejora la germinación del polen y el crecimiento del tubo polínico.  El zinc favorece la formación y la viabilidad del polen.

La fertilización del árbol de lima debe realizarse principalmente con nitrato de amonio y abono de fórmula completa en los meses de marzo a septiembre. Esto es recomendable durante los primeros años de vida del árbol, ya que después del cuarto año el abono no es del todo necesario.

Se debe aplicar el fertilizante de forma que este quede cubierto. Para ello, se puede homogeneizar con un rastrillo en los primeros 5 centímetros de suelo y cubrir con cualquier residuo existente en el suelo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×