Abonos para guayaba

El cultivo de guayaba (Psidium guajava) es originario de Centro América, su fruto tiene un sabor dulce, similar al del membrillo o el higo con toques un poco ácidos.

Desde Grupo Iñesta te ofrecemos algunos consejos para un cultivo de calidad y el abono ideal para guayaba.

 

Condiciones necesarias para el cultivo

La guayaba se desarrolla correctamente en temperaturas de 23 a 30ºC, en verano conviene evitar temperaturas menores a 16º C, por eso es conveniente que se cultive en climas templados.

Estas plantas son sensibles a las heladas, no soportando temperaturas menores a 3ºC.

Respecto a la humedad, se recomiendan condiciones de humedad relativa entre el 40 y 90%. Se debe prestar especial atención a un posible exceso de humedad durante la etapa de maduración del fruto ya que podría provocar pudriciones en la cosecha.

El cultivo de guayaba se adapta a una amplia gama de suelos, sin embargo, se desarrolla mejor en suelos húmedos y profundos, ricos en materia orgánica y con buena capacidad de drenaje.

Se recomienda su cultivo en suelos con pH entre 6 y 7, aunque su rango de tolerancia oscila de 4,5 a 8,2.

En cuanto a iluminación, la guayaba requiere luz solar directa para su adecuado crecimiento.

La planta debe tener riegos constantes, por lo que se recomienda el riego por goteo. En la etapa de maduración, es preferible reducir la cantidad de riego para no perjudicar la producción.

Técnicas de cultivo

 

  • Es conveniente que la plantación se realice preferiblemente en un terreno llano o de pendiente suave.
  • Se debe realizar una poda de formación que estimule los brotes laterales. Es muy recomendable podar aquellas ramas afectadas por plagas (poda de saneamiento) y tras la recolección, y aquellas ramas que han dado frutos para estimular nuevos brotes florales (poda de producción).

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×