Abonos para naranjilla

La naranjilla (Solanum Quitoense), al contrario de lo que pueda parecer no es un cítrico, sino que pertenece a la familia de las solanáceas, junto a cultivos como los tomates y las patatas. Esta deliciosa fruta de sabor cítrico y agridulce proviene del noroeste de América del Sur (Perú, Ecuador y el sur de Colombia).
Si quieres saber más acerca de su cultivo a continuación dejamos características relacionadas con el clima y el suelo más convenientes para esta planta.

 

Condiciones necesarias para el cultivo de naranjilla

  • La naranjilla requiere de zonas húmedas para crecer, con temperaturas comprendidas entre los 17 y 29°C.
  • El riego de este cultivo es muy importante, especialmente en períodos de sequía.
  • El suelo destinado a su cultivo ha de ser fértil, húmedo y bien drenado. Aunque el sol directo no es perjudicial, la planta se desarrollará mejor en condiciones de semisombra.
  • Valores de pH menores a 5 dificultan el correcto desarrollo de la planta.

 

 

Fertilización y plagas de la naranjilla

 

  • La naranjilla requiere de muchos nutrientes para crecer y desarrollar todo su potencial, aportes de nitrógeno, fósforo y potasio en un equilibrio 12-12-20 son beneficiosos para el desarrollo del cultivo.
  • Una de las plagas más dañinas en este cultivo son los nemátodos, los cuales atacan las raíces del cultivo. La planta no puede nutrirse correctamente a causa de este ataque con lo que empieza a mostrar síntomas de deficiencia hasta que deja de producir.
  • El protocolo de trabajo de Grupo Iñesta contra nemátodos funciona reduciendo la movilidad de los nemátodos y promoviendo el desarrollo de las raíces. Así conseguimos que las plantas de naranjilla sean capaces de seguir produciendo.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×