Abonos para pomelo

Los pomelos son cítricos que pertenecen a la familia de las Rutaceae, concretamente a la especie Citrus paradisi. Su cultivo se remonta a hace cuatro siglos por la hibridación de un naranjo dulce y un pummelo, por lo que ha sufrido múltiples modificaciones a lo largo de su historia. En la actualidad, la producción se concentra sobre todo en Estados Unidos, países de América Latina y África.

Son árboles de porte reducido, con un tronco corto y una copa compacta. Las flores son grandes, de color verdoso y el fruto es grande, redondo y grueso, de color blanco, rosa o rojo.

Clima y suelo

Como deducimos a través de los países en los que se cultiva, el pomelo es una especie subtropical. Prefiere temperaturas cálidas durante el verano, determinantes para la formación del fruto y su color a nivel interno y externo. En cuanto a humedad, en climas secos los pomelos cuentan con una forma esférica y en aquellos más húmedos, tienen forma aplanada.

Al ser subtropical, no resiste bien al frío ni, por lo tanto, las heladas. La planta muere a los -5ºC. Requiere mucha luz para la formación de las flores y los frutos, y es muy sensible al viento. También cabe destacar que requiere grandes cantidades de agua, que si no se proporcionan a través de la lluvia se deben equilibrar mediante el riego.

En cuanto al suelo, los pomelos crecen bien en suelos arenosos, con buen drenaje, profundos y frescos. Los suelos salinos perjudican a la planta.

Abonado del pomelo

El abonado del pomelo es una de las partes más importantes en el cultivo, ya que demandan una gran cantidad de fertilizantes tanto en formato líquido como en sólido. También es necesario aplicar quelatos de hierro si el cultivo se ubica en un suelo calizo. Los pomelos se comienzan a abonar en el inicio de su segunda brotación, y preferentemente se hace en cada riego.

Los meses en los que más abono demanda son en julio, agosto y septiembre, época en la que concentra el 60% del plan de fertilización.

Las carencias más comunes que presentan los pomelos son el magnesio, relacionado con el exceso de potasio y calcio, y de zinc. En el primer caso, se debe corregir abonando los pomelos mediante aplicaciones foliares. En el segundo, se debe aplicar sulfato de zinc.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×