Abono para cocona

La cocona, Solanum sessiliflorum, es un cultivo autóctono del amazonas que produce una fruta con sabor ácido. Se trata de un arbusto herbáceo de 1 a 2 m de altura, es una planta de crecimiento rápido. 

En Grupo Iñesta os contamos más acerca de las características de este cultivo y del abono para cocona más adecuado.

Clima y suelo

La planta de la cocona crece en lugares en los que la temperatura oscila entre 20 y 30ºC. Además, requiere de una lluvia anual de entre 1500 y 4500 ml y se debe evitar su cultivo en zonas propensas a heladas.

Durante la primera parte del ciclo de desarrollo la planta se beneficia de una sombra ligera. Posteriormente, durante el período de fructificación, necesita bastante radiación solar.

La cocona se adapta a diversos tipos de suelos, con texturas que pueden ser arcillosas e incluso arenosas. El punto más importante que el suelo tenga un buen drenaje, siendo sensible a suelos encharcados.

Fertilización de la cocona

Para obtener una mayor producción de cocona y de mejor calidad, es recomendable aplicar abonos orgánicos del tipo estiércol y enmiendas de materias orgánicas. De esta forma la cocona crecerá de forma óptima y proporcionará un mayor rendimiento. 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×