Ejemplo protocolo kiwi

Cultivo del Kiwi

El kiwi es un fruto procedente de china que con el paso del tiempo se ha ido haciendo muy popular en occidente, esta planta de la familia de las enredaderas se caracteriza por ser una liana arbustiva que alcanza los 8 metros de altura y produce sus frutos en forma de racimos con forma ovalada, piel marrón peluda y carne verdosa. Al igual que la parra, la planta del kiwi crece a lo alto por lo que es fundamental colocar una estructura junto al cultivo en la que la planta pueda agarrarse, las conocidas vigas tutoras en las que colocaremos cada cuatro plantas hembra una planta macho en el centro para conseguir que las plantas emparren y se agarren de manera fuerte y fija a las estructuras.

En cuanto a las condiciones de cultivo, la planta del Kiwi es muy delicada al clima, necesita estar colocada en lugar donde reciba el máximo sol posible, esta planta crece de manera perfecta en climas subtropicales por lo que no resiste bien el frío intenso, por lo que es conveniente proteger las plantas ante posibles heladas o vientos fuertes para evitar problemas durante el ciclo productivo. Por otro lado el Kiwi prefiere suelos arenosos o arcillosos con una gran profundidad para su crecimiento, la humedad es muy importante en este tipo de cultivos pero siempre contando con un suelo bien drenado que no provoquen encharcamientos y con un pH comprendido entre los 5 y 7. Por último el riego debe ser controlado debido a la alta humedad del clima no debemos excedernos en el agua porque el favorece la aparición de enfermedades.

El proceso de plantación del Kiwi requiere de ciertos pasos que cumplir para conseguir que sea un éxito, en primer lugar colocaremos las semillas en una bolsa o semillero junto con tierra fertilizada muy húmeda en la nevera durante 2 semanas, una vez concluido este periodo, es posible que la semilla no haya germinado aún, sin embargo, sembraremos las semillas y esperaremos unas 2-3 semanas para ver como el primer brote aparece. Cuando el brote mida 10 cm es el momento perfecto para trasplantar nuestros Kiwis a su lugar definitivo.

En cuanto a la recolección tendremos que esperar un tiempo, concretamente 4 años hasta que nuestro cultive empiece a producir buenas cantidades de frutos, de media a un árbol suele dar unos 35 kg de Kiwis.

Consejos de abono para kiwi

Para el desarrollo del Kiwi los abonos orgánicos y naturales son fundamentales para que esta planta consiga un desarrollo óptimo y una producción perfecta. Respecto a los minerales nutritivos el Kiwi es muy exigente en nitrógeno, fósforo y potasio principalmente pero no debemos olvidarnos de aportar cierta cantidad de magnesio y calcio en plena producción. El abonado más conveniente es el que se lleva a cabo por fertirrigación para conseguir que el aporte de nutrientes sea el adecuado, además como estamos trabajando con plantas que se duran muchos años es necesario cada 3 o 4 años remover la parte superior de la tierra para conseguir que se renueve y no pierda sus propiedades.

No dudes en probar los abonos para kiwis de Grupo Iñesta, resultados de calidad tras el trabajo de un equipo especializado en la producción de abonos orgánicos de carácter 100% natural.

 

¿Estás cultivando kiwis, o te planteas hacerlo, y buscas potenciar su calidad para que crezcan de una forma sana y fuerte? Sí es así, estás en el lugar adecuado.

En Grupo Iñesta disponemos de fertilizantes y abonos para el cultivo del kiwi. Haz que crezcan fuertes y sanos gracias a nuestra combinación de nutrientes.

¡Descúbrelos ya!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×