Abonos para perejil

abono para perejil

Abono para perejil

El perejil o Petroselinum sativum, es una planta mediterránea perteneciente a la familia de las Umbelíferas que se cultiva por el gran valor condimentario de sus hojas. Por ello, suele cultivarse en pequeñas macetas o huertos. Este cultivo está cada vez más extendido en España, especialmente en el sur. 

Los tallos son erguidos y las hojas son lisas, rizadas, muy divididas y aromáticas. Por su parte, las flores son de color blanco verdoso. Existen tres tipos de variedades principales: el perejil común, una planta de crecimiento rápido de foliaje intenso y abundante; el perejil rizado, con hojas muy aromáticas y más baja que el perejil común; y el perejil paramount, con plantas de porte medio, hojas claras y encrespadas.

Clima y suelo

El cultivo del perejil no es exigente en cuanto a climas, otra de las razones por las que la gente las elige para su huerto en casa. A pesar de que resiste bien el frío, prefiere los climas cálidos.

El terreno ideal para el perejil son los suelos húmedos, aunque al igual que ocurre con el clima, se adapta bien a cualquiera. Prefiere los terrenos profundos, sueltos, frescos, con materia orgánica descompuesta y que se rieguen regularmente. El pH debe estar comprendido entre 6,5 y 8. 

Abonado del perejil

La fertilización del perejil es fundamental para asegurar una buena producción. También es importante que las aportaciones de abono para perejil contengan microelementos. Por último, se recomienda hacer aportaciones de nitrógeno después de producirse cada corte para aprovechar el perejil en la cocina. De esta forma, se fomenta su crecimiento. 

Ver nuestra gama de productos