Abonos para eneldo

abono para eneldo

Abonos para eneldo

El eneldo es una planta herbácea que pertenece a la familia de las Umbelíferas y natural de la región oriental del mar Mediterráneo.

Es una planta aromática anual que mide de 25 a 30 cm, y se necesita de media unos 40 días desde el inicio de la floración para que las semillas maduren.

El eneldo es una planta muy beneficiosa para la salud, ya que entre sus propiedades está facilitar la estimulación de las secreciones digestivas. Además, también se puede usar contra las flatulencias.

También se recomienda para el hipo y atenúa los dolores de la menstruación.

Clima y suelo

El eneldo no soporta bien el frío y desarrolla bien su producción en climas templados y cálidos. La siembra se realiza en hileras a 25 centímetros de distancia entre ellas y cubriéndolas bien con tierra. La germinación se produce entre los 14 y 21 días posteriores y es importante hacer un riego regular durante ese periodo. A lo largo del periodo de vegetación, únicamente se riega si la estación es seca.

El suelo óptimo para el eneldo es el suelo ligero y bien drenado. Un terreno fértil y mullido que esté expuesto al sol solo durante medio día. Además, se debe abonar el suelo previamente a la siembra.

Abono del eneldo

Para la fertilización del eneldo es importante la presencia de materia orgánica en el terreno. En un primer momento se aportan 15 tm/ha de estiércol bien hecho. El abono químico varía según el objetivo del cultivo y según la parte de la planta que se quiera recolectar.

Para la obtención de la hoja (producciones de 630 kg/ha):

  • N (120 unidades), P (40 unidades), K (20 unidades)

Para la obtención de aceite esencial (90 kg/ha):

  • N (80 unidades), P (40 unidades), K (20 unidades)

Para producción de semillas (1000 kg/ha)

  • N (40 unidades), P (80 unidades), K (20 unidades)

Nobrico® Star es un bioestimulante de amplio espectro formulado con L-aminoácidos de origen vegetal y otras sustancias bioactivadoras (como extractos de algas, vitaminas, oligosacáridos y ácidos fúlvicos) que lo convierten en un jugador estrella.

Recomendado en todas las fases del ciclo de cultivo, especialmente en las fases tempranas o estadios iniciales, incluso desde el tratamiento de semillas.

Al ser un bioestimulante sistémico, su aplicación foliar ayuda al enraizamiento, así como estimula el desarrollo vegetativo y el estado general del cultivo.

 

Ver nuestra gama de productos