Abonos para palma de aceite

abono para palma de aceite

Abonos para palma de aceite

La palma de aceite o Elaeis guineensis, perteneciente a la familia de las Palmaceae, es un cultivo originario de las zonas de Guinea Ecuatorial, aunque comenzó a expandirse por Asia y América durante la colonización.

Es una planta perenne propia de la región tropical calurosa y de zonas pantanosas con suelos encharcados. Necesita un clima cálido y húmedo para poder desarrollarse, por lo que su producción en climas oceánicos y mediterráneos es inviable.

La producción de la palma de aceite produce un alto impacto medioambiental y de ella se extrae un aceite caracterizado por su alto grado en ácidos grasos saturados.

Clima y suelo

La planta de palma africana necesita temperaturas medias entre los 26ºC y los 28ºC para poder desarrollarse adecuadamente, sin bajar de los 21ºC. Las temperaturas menores de 17ºC provocan una reducción del desarrollo de las plantas y, por supuesto, no soporta las heladas.

En cuanto al rango de precipitaciones idóneo para el cultivo de la palma de aceite, se sitúa entre los 1.800mm y los 2.300mm. Si nos referimos a la humedad relativa, si que es necesario que exista un promedio mensual por encima del 75%.

Debido a que la palma africana es una planta muy robusta, se adapta a una amplia diversidad de suelos dentro de la zona ambiental del trópico húmedo. Los suelos óptimos para su correcto desarrollo son aquellos que cuentan con un buen sistema de drenaje, ligeramente arcillosos y con un alto nivel en materiales orgánicos. La forma del suelo que prefiere esta planta es de plana a ondulada con pendientes muy bajas y un correcto nivel de fertilidad.

Abonado de la palma africana

La palma africana requiere un alto nivel de nutrientes. Por lo que los objetivos que se persiguen con la fertilización van dirigidos a promover su suministro, además de crear resistencia a plagas y posibles enfermedades por las que las plantas pudieran verse afectadas. Por ello, con los productos que suministra Grupo Iñesta, vamos a mejorar el plan de abonado haciendo a nuestro cultivo mucho más resistente y con una mejor salud y estructura para absorber mayor cantidad de nutrientes.

Los nutrientes necesarios dependen del momento de desarrollo en el que se encuentre la palma de aceite. Por ejemplo, es más exigente en nitrógeno, potasio y fósforo durante los tres primeros años de crecimiento vegetativo. Más tarde, cuando comienza la producción, necesitan boro y magnesio. Por último, en la edad adulta, el elemento que cobra más importancia es el potasio.

Se recomienda realizar el abonado de la palma africana en época de lluvias, para que todos los nutrientes sean absorbidos correctamente. Lo ideal es repetir este proceso de dos a tres veces al año.

Ver nuestra gama de productos