abono para alcachofa

Abono para alcachofas

Abono para alcachofa

abono para la alcachofa

 

Un buen programa de abonado para alcachofa debe incluir una estrategia combinada de aplicaciones foliares y por riego. Con ella, buscamos en una primera etapa mejorar el cultivo y fomentar su enraizamiento, además de protegerlo frente a hongos de suelo.

La estrategia foliar está pensada para mejorar la vegetación y floración, con productos específicos para ello, junto con otros que aportarán microelementos importantes para este proceso (boro, calcio…).

La finalidad es aportar al cultivo de alcachofa los nutrientes necesarios para obtener buenos rendimientos, alta calidad en la cosecha, a un coste eficiente y el mínimo impacto para el medio ambiente (agua, suelo y la propia cosecha).

La planta de la alcachofa presenta un potente sistema de raíces, lo que el uso de un enraizante es imprescindible. Sus exigencias nutritivas son bastante elevadas por lo que un sistema radicular fuerte con abundantes raíces secundarias y más pelos absorbentes es importante.

Un programa de abonado para la alcachofa tipo sería el siguiente:

 

 

PROTOCOLO DE APLICACIÓN

 

Aplicación en riego, cada 7 días durante los primeros estadios de desarrollo vegetativo:

Realizar aplicaciones foliares previa aparición de las primeras flores, cada 15 días:

La alcachofa es un cultivo exigente en calcio y magnesio, elemento importante en la formación de la clorofila. Las hojas y las inflorescencias tienen un mayor crecimiento que las raíces y por lo tanto requieren más nutrientes para su desarrollo. Esta necesidad dependerá también de la fase fisiológica en la que se encuentre. Es por ello que desde Grupo Iñesta recomendamos esta estrategia combinada de aplicaciones foliares y por riego.

 

* Los programas de aplicaciones pueden variar en función de las condiciones del lugar, cultivo o climatología. Contacte con nuestro departamento de agronomía o para una recomendación personalizada.