GALERIE SCIENTIFIQUE

GALERÍA CIENTÍFICA

Afin de montrer la beauté qui se cache derrière notre travail, nous avons créé une galerie scientifique, qui vient de la main de nos chercheurs et nous permet de montrer les empreintes que la nature nous donne d’un point de vue normalement caché à l’œil humain. Images de champignons, nématodes, bactéries, pucerons ou nymphes et leurs effets sur les cultures horticoles, fruitières ou extensives comme vous ne les avez jamais vues auparavant.

Chez le Grupo Iñesta nous ne restons pas seulement à l’avant-garde de l’agriculture grâce à notre engagement à la recherche et au développement de nouveaux produits, mais nous voyons aussi la nature avec des yeux différents, pour capturer une beauté que, nous voulons montrer, que tout le monde tombe amoureux d’elle, comme nous le sommes.

Le pois de senteur

Les fleurs du pois sont caractérisées par sa forme de papillon (papillonacée) et chaque côté de la fleur est une image de l’autre, comme on peut le voir sur la photo. Curieusement, la plante de pois (Pisum sativum) n’est pas seulement cultivée pour la récolte de pois, mais aussi pour obtenir le pois fleur (Lathyrus odoratus) à des fins ornementales, car ses fleurs peuvent être de couleurs différentes, du blanc au rose , bleu ou lilas et se caractérisent par le parfum particulier qu’ils dégagent.

0025-Cultico de celulas vegetales. 2

Culture in vitro de cellules végétales.

Les cellules végétales observées sur l’image sont obtenues par la technique de culture in vitro. Cela nécessite un milieu de culture liquide ou solide spécifique (qui fournira les éléments nutritifs nécessaires pour la croissance), un contrôle de la température et des heures de lumière suffisantes, des conditions d’asepsie continues, sans la présence de micro-organismes.

Ces cellules végétales ne sont pas différenciées, c’est-à-dire qu’elles n’ont subi aucune modification dans leur expression génétique pour acquérir une morphologie ou une fonction (ce qui se produit par exemple lorsqu’un organe ou un tissu spécifique est formé). Mais ils sont en outre totipotents, c’est-à-dire qu’ils contiennent une copie intégrale de tout le matériel génétique de cette espèce, ce qui leur permet de se diviser et de se différencier pour former tout type de cellule existant dans l’organisme dont ils sont issus.

0026-Raices generada en cultivo in vitro 2

Racines générées dans la culture in vitro de cellules végétales.

La photo présentée au concours de photographie scientifique “Miguel Cambra” lors du XIXe Congrès de la Société espagnole de phytopathologie (Toledo, 2018).

La technique de culture in vitro de cellules végétales permet que grâce à une modification du milieu de culture dans lequel elles se développent, les cellules initialement non différenciées commencent à se transformer, pouvant générer des organes comme par exemple, les racines observées sur l’image.

0027-placas con hojas y hongo en superficie 2

Qu’est qu’il se trouve à l’intérieur des feuilles avec les symptômes d’une infection?

Plusieurs fois, les symptômes observés dans une feuille peuvent être dus à l’attaque d’un ou de plusieurs microorganismes phytopathogènes et un examen visuel des symptômes n’est pas sufficient pour identifier l’agent pathogène qui les provoque. Par conséquent, il est souvent nécessaire d’isoler les micro-organismes présents en plaçant des fragments de tissu végétal infecté sur un milieu de culture (ex.: Gélose pomme de terre dextrose, PDA) permettant la croissance de micro-organismes. Nous pouvons voir dans l’image le résultat de cette croissance. Ultérieurement, l’agent pathogène est identifié en fonction de ses structures ou de sa morphologie.

Germinación de un conidio de Podosphaera fusca (sinónimo Spaheroteca, Familia Erysiphaceae) sobre una planta de melón

Germinación de un conidio de Podosphaera fusca (sinónimo Spaheroteca, Familia Erysiphaceae) sobre una planta de melón.

De color azul fluorescente se observa un conidio o espora de Podosphaera fusca, un hongo que causa la enfermedad del Oídio o cenicilla en melón. El conidio germina sobre la superficie de la hoja produciendo un tubo germinativo que termina con un apresorio (lado izquierdo). El apresorio es una estructura adhesiva capaz de romper la pared celular y penetrar en el interior de la célula, iniciando la infección. O bien puede generar una hifa primaria (lado derecho del conidio) que crecerá originando un segundo apresorio o generará hifas secundarias.

Red de hifas primarias y secundarias del hongo Podosphaera fusca causante del Oidio en melón

Red de hifas primarias y secundarias del hongo Podosphaera fusca causante del Oidio en melón.

Imagen tomada a través de un microscopio UV-epifluorecente, donde se observa de color azul fluorescente el desarrollo de hifas primarias y secundarias desarrolladas a partir de la germinación de conidios del hongo Podosphaerea fusca, situados en el haz de una hoja de melón. Esta germinación y desarrollo de las hifas tiene lugar a partir de temperatura cercanas a los 21ºC y una humedad relativa superior al 70%, por ello el cultivo bajo plástico de cucurbitáceas es uno de los más afectados por este hongo fitopatógeno.

Flor Amarilla de tomate (Solanum Lycopersicum)

Flor Amarilla de tomate (Solanum Lycopersicum).

Las flores de tomate (Solanum lycopersicum) se encuentran agrupadas en racimos y se caracterizan por tener 5 pétalos amarillos, 5 o más sépalos y cinco o seis estambres que forman un cono estaminal. En un mismo racimo podemos encontrar flores completamente abiertas y otras aun no desarrolladas.
Curiosamente las flores de tomate no producen néctar sino polen, motivo por el cual, no pueden ser polinizadas por abejas (que se alimentan de néctar), sino por abejorros, que se alimentan de polen.

Pelos absorbentes en la raíz principal.

Pelos absorbentes en la raíz principal.

Espectacular imagen de los pelos absorbentes desarrollados en la raíz emergida de la semilla de tomate en condiciones in vitro. Las principales funciones de estos pelos son la absorción de agua y nutrientes, además de aumentar la superficie de contacto con el suelo, y por tanto la de absorción. Por otro lado, en la parte apical de la raíz se observa la zona conocida como de elongación, donde se produce el alargamiento de la raíz.

Las antocianinas de la Col lombarda

Las antocianinas de la Col lombarda.

La col lombarda (Brassica oleracea var. capitata f. rubra) es una planta que pertenece a la familia de las crucíferas. La planta se caracteriza por desarrollar hojas grandes, carnosas y de color gris verdoso, con nervios prominentes color rosáceo. Este color rosáceo se debe al contenido de antocianinas, un pigmento soluble que se localiza en las vacuolas, el almacén de sustancias en el interior de las células. En la col lombarda, la principal función de las antocianinas es la de proteger la planta frente la luz ultravioleta (UV) evitando la producción de radicales libres gracias a su propiedad antioxidante.

Desarrollo de la cabeza de la Col lombarda o repollo (Brassica oleracea var. capitata f. rubra)

Desarrollo de la cabeza de la Col lombarda o repollo (Brassica oleracea var. capitata f. rubra).

Aquí podemos ver el inicio de la formación de la cabeza de la col lombarda, que es la parte cosechable. La col lombarda es una de las hortalizas de mayor importancia dentro de la familia de las crucíferas, que se cultivan principalmente en países fríos y templados debido a su resistencia a las bajas temperaturas. Se cosecha cuando suben las temperaturas y antes de que haga calor, para evitar que la planta florezca.

Raiz agallada con una masa de huevos de nematodos.

Raiz agallada con una masa de huevos de nematodos.

En la imagen se observa una agalla formada en la raíz de tomate desde la que sobresale una masa de huevos con un aspecto gelatinoso. Las agallas son típicas de los nematodos del género Meloidogyne sp. y se originan por una hipertrofia de las células adyacente al sitio de implantación y alimentación de los nematodos. Estos nematodos móviles, una vez implantados, sufren sucesivas mudas y se transforman en hembras para poner huevos. Los huevos liberados se almacenan en una masa gelatinosa que los protege de la desecación y de condiciones adversas.

Nematodos J2 del género Meloidogyne sp activos.

En el video se puede ver una población de nematodos juveniles J2 del género Meloidogyne sp en movimiento. Este estadio J2 es el único en el que los nematodos están libres en el suelo. El ágil movimiento de estos nematodos J2 se debe a la necesidad de buscar raíces de plantas para penetrar en ellas, alimentarse y completar así su ciclo de vida.

Hairy root hipocólitos

Desarrollo de raíces a partir de hipocótilos en condiciones in vitro. (Hairy root)

Gracias a la tecnología del cultivo in vitro podemos desarrollar un sistema de generación de raíces a partir de hipocótilos, que son el primer tallo que emerge de las semillas por debajo de los cotiledones, como vemos en la imagen. Esta tecnología nos permite el estudio de los diferentes mecanismos en raíces sin necesidad de tener una planta completa.

nematodo del género Meloidogyne sp

Hembra de nematodo del género Meloidogyne sp

En la imagen se observa una hembra de nematodo del género Meloidogyne sp, responsable de la formación de agallas en las raíces de las plantas. Las hembras se identifican por la forma globosa característica de su cuerpo, y forman parte de la fase endoparásita, (fase de vida en el interior de la raíz) y sedentaria (sin movimiento) del ciclo de vida de los nematodos agalladores.

Oídio (Uncinula necátor Burr) en Vid

Oídio (Uncinula necátor Burr) en Vid

En la imagen se observa un racimo de uvas. En su superficie se observa un polvito blanco ceniciento recubriéndolas, el cual corresponde con el desarrollo del hongo Uncinula necator Burr. La enfermedad que origina es conocida con el nombre oidio y causa daños muy negativos en el cultivo de la vid por pérdida de calidad de la uva y de rendimiento de cosecha.

Por ejemplo, en el caso de las variedades de uvas utilizadas para la producción de vino, solo con un 8% de las bayas o uvas atacadas, pueden tener efectos considerables en la calidad del vino, tanto en el sabor como en el aroma siendo más azufrados que afrutados, debido a que el Oidio tiene un efecto en la maduración, crecimiento y fragilidad de la uva, así como problemas durante el proceso de fermentación.

Afido o pulgón adulto.

Afido o pulgón adulto

En la imagen se observa un áfido o pulgón adulto sin alas. Los áfidos se caracterizan por tener un cuerpo blando y la parte posterior redondeada, donde poseen dos estructuras tubulares llamadas cornículos o sifones. Los colores de las diferentes especies varían desde tonos amarillo o verdes a marrones oscuros.

Áfido o Pulgón: adulto y ninfa

Áfido o Pulgón: adulto y ninfa

Aquí podemos ver una hembra de pulgón adulto (marrón) y una ninfa (verde), estadio juvenil del pulgón. Los áfidos o pulgones atacan a gran número de cultivos hortícolas, además de árboles y arbustos ornamentales, principalmente en verano. Debido a su corto ciclo de vida (entre 10 y 14 días) y a la capacidad de las hembras de reproducirse asexualmente (partenogénesis) produciendo entre 50-100 descendientes por ciclo, su población se multiplica rápidamente, lo que la convierte en una de las plagas más problemáticas.

Papaya Botrytis cinerea

Papaya Botrytis cinerea

En la imagen se observa una papaya, una fruta tropical originaria de Centroamérica del árbol Carica papaya L, cortada trasversalmente. En su interior se observan las semillas negras rodeadas por un micelio algodonoso color blanco y gris, producido por el hongo Botrytis cinerea. Se trata de uno de los hongos fitopatógenos más habituales que puede afectar a este cultivo.

Como curiosidad, desde hace años la papaya se cultiva en las Islas Canarias, pero recientemente se está comenzando a instalar y desarrollar en el sureste peninsular en forma de cultivo protegido, invernadero, como una alternativa al cultivo de hortalizas.

Áfido o pulgón sobre hoja

En el video se observa un áfido o pulgón en movimiento en el envés de una hoja de tomate. Los áfidos o pulgones se alimentan chupando la savia de las plantas, especialmente de hojas tiernas. Como curiosidad, la savia contiene una gran cantidad de azúcares y una baja cantidad de proteínas, lo que hace que los áfidos tengan que consumir una gran cantidad de savia para satisfacer las necesidades de proteínas. El exceso de azúcar es eliminado a través de las heces, en forma de melaza, por lo que las plantas infectadas se hacen pegajosas al tacto.

GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×