francesco-gallarotti-72600-unsplash

Potasio para plantas

El potasio es uno de los macronutrientes más importantes debido a que cumple funciones vitales para las plantas y los cultivos. Actúa en procesos como la fotosíntesis, la activación de enzimas o la traslocación de la planta y si una planta contiene las dosis adecuadas de potasio, será más resistente a sequías o enfermedades.

El potasio se identifica como un nutriente de calidad para la producción de cultivos. Debido a su papel destacado en la fotosíntesis, la respiración y la activación de enzimas, el potasio influye directamente en el crecimiento y la calidad de los frutos.

La principal fuente de potasio para los cultivos son los fertilizantes ricos en este elemento. La absorción de este elemento se produce a través del proceso denominado difusión cuando los tejidos son blandos y jóvenes. Esta se ve favorecida por la hidratación, la superficie foliar y las temperaturas cálidas.

Funciones del potasio en las plantas

  • Regula la absorción de dióxido de carbono debido a que, en la fotosíntesis, el potasio regula la apertura de las estomas.
  • El potasio desencadena la activación de enzimas importantes para procesos químicos en las células de la planta, como la acumulación de agua en las hojas.
  • Tiene un papel importante en la regulación de la absorción de agua en las raíces de las plantas y las pérdidas a través de los estomas.
  • Mejora la tolerancia de la planta al estrés hídrico debido a que el potasio ayuda a mantener los niveles adecuados de agua.
  • Colabora en el crecimiento de la planta y en la síntesis de proteínas y del almidón.

Por lo tanto, es necesario suministrar un abono rico en potasio si buscamos un crecimiento continuo. Su aplicación por vía foliar es muy conveniente si queremos asegurar la incorporación de este elemento en todos los tejidos, especialmente en aquellos en desarrollo y aquellos en los que una calidad superior es importante, como los frutos.

Carencia de potasio en las plantas

El potasio es requerido para el crecimiento y la reproducción de las plantas. Por lo tanto, su deficiencia lleva aparejados distintos problemas relacionados con estas dos funciones.

En primer lugar, un déficit de potasio produce clorosis. Esto sucede por la reducción de clorofila en las hojas y el predominio de otros pigmentos, lo cual provoca amarilleamiento de las plantas y quemaduras marginales en sus hojas medias y bajas.

Las plantas tendrán, además, un crecimiento lento o retrasado respecto a una planta sana. Además, verán su sistema radicular debilitado, una maduración desigual de los frutos y una baja resistencia a enfermedades y plagas, como los nematodos. Para asegurar la continuidad del cultivo, es muy importante suministrar un fertilizante con potasio.

El déficit de potasio también afecta a la tolerancia a cambios de temperatura y estrés hídrico de la planta, que se verá reducida considerablemente. Al disminuir la circulación del agua en la planta, será más susceptible al estrés hídrico y a los cambios de temperatura.

Por último, una deficiencia de potasio continuada conduce a la defoliación de las plantas, es decir, a la pérdida de hojas. Esto se puede ver agravado por factores externos como la temperatura o el estrés hídrico.

GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×