samuel-zeller-358008-unsplash

Tratamiento contra nematodos

Los nematodos son gusanos microscópicos que atacan las raíces de las plantas en cultivos intensivos con poca rotación, como los invernaderos de tomate, pepino o acelga. Actualmente constituyen uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los agricultores, que ven reducidas sus cosechas en buena medida.

Los nematodos se alimentan de los jugos vitales de las plantas a través de un pico muy fino que penetra dentro de los tejidos y absorbe su alimento, lo que ocasiona el debilitamiento de las plantas. En algunos casos, los nematodos penetran dentro las raíces y forman nódulos o engrosamiento de las raíces. Este daño no permite la adecuada absorción de los nutrientes afectando también a las hojas, flores, frutos, etc. Todo ello produce el debilitamiento progresivo de la planta, llegando a ocasionar su muerte.

En los cultivos de invierno existe menos riesgo de plaga de nematodos, debido a que las condiciones del suelo son bastante frías y los riegos se reducen. Sin embargo, con el calor los riegos aumentan y la temperatura del suelo empieza a subir, con lo que los nematodos se preparan para el ataque y atacan cualquier raíz instalada en el suelo.

La acción de los nematodos en plantas se ha visto incrementada en estos últimos años debido, principalmente, al uso de fertilizantes químicos y a otros muchos productos para potenciar el crecimiento de los cultivos. A lo largo de la historia, el control de la población de estos gusanos era llevado a cabo por el resto de seres vivos que habitan cualquier suelo sano, los cuales evitaban su reproducción excesiva y su conversión en plaga. La acción de los fitosanitarios químicos suele afectar especialmente a los agentes que actuaban en el control de la población de los nematodos, lo que da pie a que estos se reproduzcan sin control y acaben generando un grave problema.

 

Consejos para evitar las plagas de nematodos

  • Aplicar compost fresco durante la preparación del suelo de cultivo y mezclar con el anterior. El objetivo de esto es que las elevadas temperaturas de la descomposición eliminen los huevos y larvas de nematodos.
  • Evitar el traslado de tierra de un suelo infectado a otro para evitar el traslado de nematodos. Se recomienda que antes de suministrar tierra nueva, esta se seque al sol algunos días para eliminar huevos y larvas por desecación.
  • Evitar el riego con agua proveniente de lugares estancados.
  • Rotación de cultivos, es decir, evitar repetir los mismos cultivos en un suelo para no incrementar la población de nematodos. En la rotación de cultivos es muy eficaz el uso de abonos verdes, además de incrementar la fertilidad natural del suelo.

Tratamientos para la eliminación de nematodos

  • Barbecho. Consiste en dejar el suelo sin cultivar durante un cierto tiempo, principalmente durante los meses más calurosos, y removerlo de forma periódica
  • Rotación de cultivos. La rotación de cultivos consiste en la plantación de cultivos sucesivos que no tienen posibilidad de ser infectados por nematodos, con pocas posibilidades o cultivos trampas. Este método es el más usado para reducir esta plaga. Su efectividad depende de la selección adecuada de la secuencia de cultivos a emplear, a partir de la identificación de especies y razas de nematodos presentes, así como sus niveles poblacionales.
  • Cultivos trampa. Es una técnica muy útil para eliminar una parte de la población de nematodos sedentarios. Consiste en sembrar un cultivo susceptible de ser infectado por nematodos, dejarlo crecer por un período de tiempo y eliminarlo antes de la formación de huevos previa a la siembra del siguiente cultivo.
  • Cultivos de cobertura. Consiste en la siembra de un cultivo no comercial, que a un nivel dado de madurez se incorpora al suelo como residuos verdes secos. Además. los cultivos de cobertura controlan la erosión e incrementan la calidad del suelo.
  • Enmiendas del suelo. Las enmiendas orgánicas como el compost, estiércol y residuos de cultivos pueden controlar los patógenos del suelo, además de poder ser fácilmente aplicados. Con ellos, aumentan considerablemente los enemigos naturales de los nematodos, lo cual reduce los niveles de esta plaga.
  • Biofumigación. Se define como la acción de sustancias volátiles producidas por la degradación de la materia orgánica para el control de las plagas del suelo. Cualquier material orgánico puede actuar como biofumigante dependiendo principalmente de la dosis y del método de aplicación.

 

Puede que te interese contactar con nosotros o bien saber más sobre nuestros abonos NPK. ¡No lo dudes! Estaremos encantados de atenderte.

GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×