GALERÍA CIENTÍFICA

En Grupo Iñesta nos mantenemos a la vanguardia de la agricultura gracias a nuestro compromiso con la investigación y el desarrollo de nuevos productos. De la mente de nuestros investigadores surgen las mejores ideas para abonar y tratar las diversas carencias en cultivos de todo el mundo.

El desarrollo de estas investigaciones no solo nos permite ofrecer los mejores fertilizantes, también nos regala estampas de la naturaleza desde una perspectiva normalmente oculta al ojo humano. Imágenes de hongos, nematodos, bacterias, pulgones o ninfas y su efecto en cultivos hortícolas, frutales o extensivos como nunca los habías visto.

Oídio (Uncinula necátor Burr) en Vid

Oídio (Uncinula necátor Burr) en Vid

En la imagen se observa un racimo de uvas. En su superficie se observa un polvito blanco ceniciento recubriéndolas, el cual corresponde con el desarrollo del hongo Uncinula necator Burr. La enfermedad que origina es conocida con el nombre oidio y causa daños muy negativos en el cultivo de la vid por pérdida de calidad de la uva y de rendimiento de cosecha.

Por ejemplo, en el caso de las variedades de uvas utilizadas para la producción de vino, solo con un 8% de las bayas o uvas atacadas, pueden tener efectos considerables en la calidad del vino, tanto en el sabor como en el aroma siendo más azufrados que afrutados, debido a que el Oidio tiene un efecto en la maduración, crecimiento y fragilidad de la uva, así como problemas durante el proceso de fermentación.

Afido o pulgón adulto.

Afido o pulgón adulto

En la imagen se observa un áfido o pulgón adulto sin alas. Los áfidos se caracterizan por tener un cuerpo blando y la parte posterior redondeada, donde poseen dos estructuras tubulares llamadas cornículos o sifones. Los colores de las diferentes especies varían desde tonos amarillo o verdes a marrones oscuros.

Áfido o Pulgón: adulto y ninfa

Áfido o Pulgón: adulto y ninfa

Aquí podemos ver una hembra de pulgón adulto (marrón) y una ninfa (verde), estadio juvenil del pulgón. Los áfidos o pulgones atacan a gran número de cultivos hortícolas, además de árboles y arbustos ornamentales, principalmente en verano. Debido a su corto ciclo de vida (entre 10 y 14 días) y a la capacidad de las hembras de reproducirse asexualmente (partenogénesis) produciendo entre 50-100 descendientes por ciclo, su población se multiplica rápidamente, lo que la convierte en una de las plagas más problemáticas.

Papaya Botrytis cinerea

Papaya Botrytis cinerea

En la imagen se observa una papaya, una fruta tropical originaria de Centroamérica del árbol Carica papaya L, cortada trasversalmente. En su interior se observan las semillas negras rodeadas por un micelio algodonoso color blanco y gris, producido por el hongo Botrytis cinerea. Se trata de uno de los hongos fitopatógenos más habituales que puede afectar a este cultivo.

Como curiosidad, desde hace años la papaya se cultiva en las Islas Canarias, pero recientemente se está comenzando a instalar y desarrollar en el sureste peninsular en forma de cultivo protegido, invernadero, como una alternativa al cultivo de hortalizas.

Áfido o pulgón sobre hoja

En el video se observa un áfido o pulgón en movimiento en el envés de una hoja de tomate. Los áfidos o pulgones se alimentan chupando la savia de las plantas, especialmente de hojas tiernas. Como curiosidad, la savia contiene una gran cantidad de azúcares y una baja cantidad de proteínas, lo que hace que los áfidos tengan que consumir una gran cantidad de savia para satisfacer las necesidades de proteínas. El exceso de azúcar es eliminado a través de las heces, en forma de melaza, por lo que las plantas infectadas se hacen pegajosas al tacto.

GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×
GRUPO IÑESTA

×